Compartir

Este lunes, 6 de julio se conmemoran cinco años de la Ley “Rosa Elvira Cely” la cual tipifica el feminicidio como un delito, por esto,  entre los días 6 y 8 de julio será iluminado de violeta el edificio de la Gobernación, como un llamado a la reflexión y acción ciudadana.

Las instituciones y organizaciones sociales que conforman la Mesa Departamental para Erradicar la Violencia contra las Mujeres, se unen a la movilización nacional en rechazo a las violencias contra las mujeres.

La Mesa Departamental para Erradicar la Violencia contra las Mujeres se suma a la conmemoración de los 5 años de la Ley 1751 de 2015 “Rosa Elvira Cely”, que tipifica el feminicidio como un delito definido como: “causar la muerte de una mujer por su condición de ser mujer o por motivos de su identidad de género”.

El organismo, del que hace parte la Secretaría de las Mujeres de Antioquia, rechaza categóricamente los feminicidios ocurridos en Antioquia y Colombia, reconociendo la magnitud, gravedad y complejidad que supone la violencia de género contra las mujeres, problemática de salud pública que genera afectaciones al desarrollo del tejido social de las familias, comunidades y territorios.

Durante el 2020 el Observatorio de Feminicidios Colombia ya registró 187 casos de feminicidios en el país, 42 en enero, 46 en febrero, 42 en marzo, 27 en abril y 31 en mayo. Según el Observatorio de Asuntos de Mujer y Género de Antioquia, entre el 1 de enero y 31 de mayo en el departamento hubo 802 homicidios, de los cuales 62 fueron muertes violentas de mujeres, ocho catalogadas con el tipo penal de feminicidio. 

Al contrario de lo que sucede con los homicidios a hombres, las mujeres están propensas a ser asesinadas en el ámbito familiar, es decir, en los espacios donde se supone hay mayor confianza, seguridad e intimidad; además, son asesinadas generalmente por sus parejas o exparejas, es decir, en manos de las personas con las que establecieron relaciones de afecto. Esta situación se agrava para las mujeres migrantes venezolanas, quienes no sólo son vulnerables por su condición de migrantes, sino que la violencia intrafamiliar a la que se enfrentan se exacerba por su particular dependencia económica y la ausencia de redes de apoyo.

En el contexto de la pandemia, generada por la COVID-19, el encierro ha hecho que las violencias contra las mujeres incrementen, dando lugar al continuum de violencia que puede derivar en feminicidios.

El pronunciamiento de la Mesa Departamental para Erradicar la Violencias contra las Mujeres amplía la explicación de la problemática e invita a la ciudadanía, las instituciones públicas y privadas y a los medios de comunicación a la reflexión, el compromiso y a la acción. 

fuente: Gobernación de Antioquia

Comparte en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •