Compartir

La Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Alimentarias inició la producción de este importante producto cosmético para obsequiarlo en distintas zonas e instituciones de Medellín, gracias a la alianza con la Secretaría de Salud del municipio.

La solución antibacterial para manos que es fabricada en laboratorios de la Universidad de Antioquia, el producto se entrega a la Secretaría de Salud de Medellín quien se encarga de distribuirlo en sitios como cárceles, zonas donde vive población vulnerable y en instituciones como la Policía Nacional y la Fiscalía. 

El antibacterial está acompañado con un mensaje de autocuidado como método indispensable para superar la dificultad que está viviendo el mundo por el COVID-19. 

La distribución del antibacterial también se ha realizado en la IPS Universitaria, el Banco de Sangre en la Clínica León XIII y en las unidades académicas y administrativas de la Universidad de Antioquia. 

De acuerdo con el decano de la Facultad de Ciencias Farmaceúticas y Alimentarias, Wber Orlando Ríos Ortiz, esta idea nació al interior de la Facultad y fue adoptada e impulsada por el Rector para abastecer inicialmente a la Universidad durante los primeros días de la contingencia. 

«Trascendió luego de que otras instituciones tocaran nuestras puertas para producir este preparado de óptima calidad, desarrollado por químicos farmacéuticos apoyados por estudiantes, operarios cualificados y personal administrativo. El antibacterial cuenta con todo el respaldo técnico y científico de la de la Facultad con 105 años de experiencia en el sector farmacéutico. Este producto cosmético no se está elaborando a escala industrial y se fabrica únicamente por la contingencia, como aporte social de la UdeA», señaló

El equipo, liderado por seis profesionales en química farmacéutica, desarrolló una fórmula que garantiza la eficacia del producto, con características organolépticas y propiedades humectantes y emolientes, que disminuyen, en gran medida, la irritación y sequedad que produce el alcohol en las manos, debido a la frecuencia con que este tipo de preparados debe usarse durante la actual situación.

En esta producción, para la Facultad y la Alma Máter priman la vocación social, la salud pública y la generación de conciencia del autocuidado, sobre el costo de fabricación y las ganancias económicas que pudiera dejar esta manufactura.

En días pasados, el Invima concedió el aval para que las instituciones de educación superior con escuelas o facultades de Farmacia  que cumplan con las condiciones, puedan elaborar estos elementos de protección durante la epidemia contemporánea. 

Agradecemos a quienes han hecho parte diaria de este significativo proceso de producción, asumiendo los riesgos que esto implica en la realidad vigente, para contribuir al bienestar de las personas, lo que los convierte en héroes.

Comparte en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •