Compartir

De acuerdo con la seccional de Tránsito y Transporte, durante el puente festivo de Reyes, alrededor de 20.000 vehículos se movilizaron hacia el Urabá antioqueño lo que no solo generó un crecimiento en la dinámica turística de esta subregión, sino que esto, sumado a la temporada de sequía, causaron una escasez de agua en varios municipios.

El caso más crítico se presentó en Arboletes, donde la falta del líquido hace varios días obligó a la alcaldía a declarar calamidad pública.

“La crisis por la falta de agua se da luego de una larga temporada de sequía en el municipio, lo que llevó al acueducto a los niveles más bajos, al igual que el caudal del río Jobo de donde se venía captando agua para ser potabilizada”, informó la administración.

Esta situación se presentó durante las fiestas de Corraleja y la temporada de vacaciones, donde aproximadamente acogieron a 6.000 visitantes en el municipio y que obligó a las autoridades a suministrar agua a los hoteles con carro tanques, así como la de los barrios con situaciones más críticas y posteriormente a todo el municipio.

Otra de las medidas decretadas por la alcaldesa Diana Stella Garrido, fue la de suspender todas las obras de construcción en Arboletes para poder ahorrar el consumo de agua.

Jaime Enrique Gómez, director del Dapard, indicó que al estar en temporada seca, en el Urabá antioqueño hay actualmente Alerta Roja por la alta probabilidad de incendios de cobertura vegetal en las localidades de Arboletes y San Juan de Urabá, y Alerta Naranja en los municipios de Necoclí y San Pedro de Urabá. Esto, según el informe emitido por el Centro Regional de Pronósticos y Alertas (CRPA).

fuente: El Tiempo

foto: Gobernación de Antioquia

#UrabáNoticias

Comparte en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •